Cómo cuidar la Imagen Personal

Estoy aquí de nuevo para contarte que es la imagen personal y que significa para mi.

Siempre cuando hago algún taller para mis clientas y explico como trabajo la imagen personal, me gusta recalcar y romper los estereotipos de que, quien cuida su imagen o se dedica a este apasionante mundo, es una persona frívola o artificial. Ya que, la imagen personal se trabaja desde el interior, y es una poderosa herramienta para conseguir nuestro objetivo de imagen tanto a nivel social como profesional.

 

Lo esencial antes de cualquier cambio es conocer a la persona , como se siente a nivel emocional, ya que, cuando quieres cambiar demasiadas cosas de tu imagen externa es una señal de que algo en tu interior no funciona como debería. Ese piloto en rojo te está indicando que tu cuerpo necesita un cambio pero a otro nivel.

Por mi experiencia en el trato con mujeres te puedo contar que cuando alguna clienta me dice que no está a gusto con su imagen y empieza, quiero cambiar mi color de pelo, necesito saber maquillarme, qué tonos le sientan mejor a mi rostro, siempre me visto con los mismos colores y de la misma forma. Peligro!!!

 

Entonces le hago una reflexión en voz alta y le digo, párate un momento, me estas pidiendo demasiados cambios, ¿no será que hay algo dentro de ti que necesita con más urgencia ese cambio?. Y casi siempre la respuesta es afirmativa.

 

Una buena presencia nos va a aportar seguridad en nosotros mismos y eso es lo que vamos a transmitir a los demás.

 

Claves

Cuida tu interior

Medita unos segundos, párate a escuchar a tu cuerpo. Qué te está pidiendo, qué parte de tu vida o de cómo actúas no te gusta.

Lo que quiero decir es que no se puede empezar la casa por el tejado, primero vamos a poner en orden nuestras ideas y cuando hay una armonía interior, la imagen exterior lo va a reflejar, y os aseguro que el cambio es espectacular.

 

Aseo personal

Lo primero que hay que tener en cuenta es la higiene personal, si has oído bien. Una persona que no cuida su aseo, su pelo, sus prendas, su ropa interior, en el fondo le falta un poco de autoestima.

 

Soy de las que me gusta cuidar mi entorno, y todo lo que me rodea. Imagínate que llevas un vestido de ensueño, pero tus zapatos están sucios o las suelas están desgastadas, automáticamente todas las miradas se van a centrar justo donde no quieres.

Cuídate primero tú y luego todo lo que te rodea, tu casa, tus prendas, tu armario, haz que tu entorno sea bello, siempre puedes dedicar 10´ de tu jornada a ello, no valen escusas. Ahí empieza el verdadero cambio.

 

Haz las paces con tu cuerpo

Que quiero decir con ello, que seas realista con tu talla y tus dimensiones. No intentes llevar unos jeans súper ajustados si ya no usas una talla 38, acepta la 40 o 42. Lo único que vas a conseguir utilizando una talla inferior, es que se remarque aquello que no deseas.

 

Quiérete y acéptate tal como eres, y como les digo a mis clientas puedes estar fantástica con una talla 50 si utilizas las prendas adecuadas o buscas a la persona indicada para que te asesore y sepa armonizar tu figura.

 

Busca tu estilo

Aprende a conocer tu cuerpo y cual es tu tipología, a cada tipo de mujer nos quedan bien unas determinadas líneas. Si tu silueta es la de triangulo o pera (el típico cuerpo de las nadadoras, para que me entiendas).

El objetivo de imagen será armonizar hombros y caderas, potenciando la zona de caderas y piernas con tejidos y formas que nos aporten volumen, para que visualmente te veas más proporcionada.

 

Los colores y estampados juegan un papel importante cuando queremos enfatizar o disimular ciertas zonas de nuestra silueta, nos sirven como captadores de imagen para atraer las miradas allá donde queramos.

Si quieres aprender a jugar con los colores según el objetivo de imagen te lo explico en mi taller transmite con color.

 

Para concluir te diré, que cada persona tiene su propio estilo más o menos definido, soy de las que piensa que el estilo no se puede cambiar, los profesionales podemos dar pautas o indicaciones para mejorarlo o definirlo, pero respetando los gustos del cliente, porque un cambio de imagen puede ser espectacular, pero si la persona no se identifica con la propuesta o no se siente cómoda irá disfrazada y eso se refleja en su actitud y en todo lo que lleve puesto.

 

Mi consejo es que si no tienes un estilo definido busques tus referentes pero siempre teniendo en cuenta tus características físicas. Termino con una frase del gran modisto Yves Saint Laurent .

“Cuando una mujer elige el vestido equivocado solo ves el vestido, cuando elige un vestido que le queda bien ves a la mujer”

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Susi Romero García, propietaria del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.